1709

Si de algo he de estar segura, es que nunca se puede estar seguro de lo que sucederá mañana.

Una víctima más de un tipo de abuso con índole sexual. El terror te inmoviliza y no hay nada que puedas hacer. Esa persona no te quiere. Intentas escapar, pero persiste. Hasta que no opones resistencia, se aburre y se va.

No es la primera vez que lo ha callado. ¿Qué se supone debería hacer una niña a su edad? Ella ni siquiera sabía lo que estaba sucediendo. Ella no podía hacer nada. Su pequeño cuerpo fue usurpado por manos sucias. Durante años. Se detuvo. Creyó que nunca más la tocaría. Pero hace dos noches lo volvió a hacer. Y ella ya podía entender de qué se trataba. Lloró amargamente, en silencio, a solas, en el patio de su casa. Porque no pudo refugiarse en su habitación. Se tranquilizó pero jamás olvidará los horribles momentos que esa persona le ha hecho pasar. El rencor crece así como ella lo hace.

Y se pregunta, si el día en que pueda decir la verdad alguna vez llegará. Si le creerán o la señalarán. ¿Existirá algún castigo peor que la muerte para aquellos que abusan de un menor? Debería.

Pero tiene miedo. No se lo había dicho a nadie porque no es algo fácil de decir. Ella se siente demasiado sola para afrontarlo. Le he dicho que se calme y espere que la situación le permita sincerarse con quien sea capaz de ayudarla. Sin embargo, aunque esa persona desaparezca ya de su vida, lo que le hizo nunca se borrará de su joven memoria. Ella no sanará.

X Jazu.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s