Mayo 8

Si me preguntas si estoy enojada, cuando es más que obvio que lo estoy, más te vale no acercarte demasiado ni volver a preguntar.
Así solía ser hace algunos años. Hoy soy capaz de manejar y controlar mi ira de mejor manera. Sin embargo hay emociones que soy completamente incapaz de mantener al margen, como la vergüenza, el cariño, la decepción, el enamoramiento… gracias a mi bellísima discreción, él se dio cuenta de lo que ocurría. Después de escribirle una carta, llena de ira y desilusión, escribí otra con una mejor redacción y más “colorida” literal y metafóricamente así como en contenido también lo era en forma. El asunto es que alguien le arrebató la carta de las manos a alguien más y se la fue a entregar a él, mientras yo estaba muriendo de incertidumbre y rogando a las Diosas que no lo encontrara. Pero lo hizo. Ahora no sé si ya la habrá leído ni qué habrá pensado ni como habrá reaccionado…
Solo me queda esperar… aunque casi no puedo respirar porque, además de enferma y el calor que hace, estoy muy avergonzada…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s