December 24th

El año al final no fue tan malo. Estoy muy feliz en este momento, amo a alguien que me ama a mí también. Todo el drama de mediados del año se terminó.
Lo amo. Lloré cuando se iba pero saber esperar te hace más fuerte. Nos veremos pronto y será mucho mejor.

X Jazu.

Noviembre 22

Ya había decidido reescribir una vez más la historia que concebí hace más de seis años. Por fin comencé. Llevo ya dos capítulos, esta vez llenos de drama y suspenso, con un público seleccionado para ser los “beta testers”. Ellos irán en la dedicatoria o algo. Gracias a su apoyo, sé si voy por buen camino.
La historia ahora es más triste que antes, porque la relato de un modo más adulto. La felicidad, como algunos sabemos, es un espejismo efímero. Por eso, el toque crudo de las emociones desnudas, penetra en la mente del lector y le doy giros inesperados.
Whatsoever.
Volví a las andadas. L por fin se decidió a contarme lo que sentía y aunque ninguno estaba seguro de si fuera a funcionar, elegimos descubrirlo juntos. Hoy por la madrugada, acepté andar con él. Porque es un chico muy bueno y lindo, es amable y caballeroso, me trata bien y lo más importante: es muy estimulante intelectualmente. Me gusta pasar el tiempo con él, hablando de todo, hablando de nada. Vivimos separados por algunas ciudades, estoy acostumbrada a ese tipo de relaciones. Aunque soy mayor ahora, sigue doliendo lo mismo.
Hoy me contó una historia salvaje de cómo tres personas sin escrúpulos lo golpearon porque sí, terminando impunes. Y me hizo recordar las cosas malas que me hicieron. Tengo ganas de llorar, por eso vengo a desahogarme aquí. Él se va por ahí de pronto. No es que dude de su fidelidad, que lo hago tantitito, sino el hecho que me abandona así sin más me deprime. Sé que tambien debe tener su espacio para organizar sus cosas, pero yo requiero mucha atención.
Es ya tan tarde que incluso estoy delirando y escribiendo incoherencias.
Lamento si de pronto lees algo que no tenga mucho sentido.

I’ve been saving all my summers for you. Like a froot.

X Jazu.

23 sept

Como una espiral.

Las alegrías son contadas, las desgracias innumerables.
Justo cuando me pasa algo más o menos decente, algo pésimo ocurre para devolverme a la maldita melancolía. Estoy cansándome.

A veces quiero que se largue. A veces quiero que nunca se vaya. ¿Incoherente? Tal vez un poco. Creo sentirme como adolescente. Desearía ser una roca. Pero no lo soy. Desearía no haberme planteado metas. Pero las propuse.

Hoy es una de esas noches en que odio todo y a todos.

X Jazu.

1709

Si de algo he de estar segura, es que nunca se puede estar seguro de lo que sucederá mañana.

Una víctima más de un tipo de abuso con índole sexual. El terror te inmoviliza y no hay nada que puedas hacer. Esa persona no te quiere. Intentas escapar, pero persiste. Hasta que no opones resistencia, se aburre y se va.

No es la primera vez que lo ha callado. ¿Qué se supone debería hacer una niña a su edad? Ella ni siquiera sabía lo que estaba sucediendo. Ella no podía hacer nada. Su pequeño cuerpo fue usurpado por manos sucias. Durante años. Se detuvo. Creyó que nunca más la tocaría. Pero hace dos noches lo volvió a hacer. Y ella ya podía entender de qué se trataba. Lloró amargamente, en silencio, a solas, en el patio de su casa. Porque no pudo refugiarse en su habitación. Se tranquilizó pero jamás olvidará los horribles momentos que esa persona le ha hecho pasar. El rencor crece así como ella lo hace.

Y se pregunta, si el día en que pueda decir la verdad alguna vez llegará. Si le creerán o la señalarán. ¿Existirá algún castigo peor que la muerte para aquellos que abusan de un menor? Debería.

Pero tiene miedo. No se lo había dicho a nadie porque no es algo fácil de decir. Ella se siente demasiado sola para afrontarlo. Le he dicho que se calme y espere que la situación le permita sincerarse con quien sea capaz de ayudarla. Sin embargo, aunque esa persona desaparezca ya de su vida, lo que le hizo nunca se borrará de su joven memoria. Ella no sanará.

X Jazu.

Tiempo sin escribir. Septiembre 2

Hola
Si no he escrito nada en agosto es porque no ha habido nada interesante qué contar.
Hace cuatro semanas que comencé el nuevo semestre, pero nada importante, supongo. El primer día vi a M, su cabello volvió a crecer y me trajo recuerdos. Pero ya no tiene mucho sentido recordarlo.
Entre tantas pocas cosas que han acontecido, estoy en una clase llamada Redacción Avanzada. Corresponde al quinto ciclo del plan flexible 2013 de la licenciatura en idiomas de la universidad en la que estudio, y es el último peldaño de las asignaturas de la lengua española, me parece. Viene idoneamente después de: Origen y Etimologías de la Lengua Española, Lectura y Redacción, Morfosintaxis de la Lengua Española, y Géneros Académicos. Con tales asignaturas previas se espera (o al menos yo esperaba) que en Redacción Avanzada pudiera mejorar mi estilo de redacción. Pero a lo único que aspiramos son los estúpidos ensayos. Aprendí a hacer ensayos en Géneros Académicos hace un año, aunque en realidad en esa asignatura debía de aprender otras cosas. Como sea, por lo menos me parecería bien hacer ensayos de algún material interesante o mínimo actual, pero la maestra nos ha dado a leer unos libros de ensayos que son del siglo pasado, hablando sobre problemas de “hoy en día” con respecto a la tecnología. Cosa que encuentro muy absurdo porque son cosas realmente antiguas, debido a que en ese ámbito las cosas escritas hace más de 5 años son obsoletas y no tienen ninguna validez. La maestra debería actualizarse, encima nos habla como si tuviéramos retraso mental. Ok, está bien que no todos entienden a la misma velocidad, pero ella se pasa de explicación lenta.

Me enfermé la semana pasada y perdí mucho tiempo y clases. Ahora tengo dos exposiciones para lo que resta de semana y seguramente me desvelaré porque de tarde estudio francés, ruso y japonés. Llego a mi casa de noche, queriendo solamente descansar. Mañana entro a las 6am y es muy horrible vivir así.

X Jazu.

Julio 21

Hay demasiadas cosas habidas y por haber, que no puedes simplemente saber una mínima parte de todas ellas.
Existen cosas curiosas y cosas de las que no quisiera saber en absoluto, y sin embargo tan poco tiempo para poder obtener suficiente conocimiento para satisfacer el deseo de saber.

Me gustaría encontrar respuestas a algunas cosas, pero me he dado cuenta que es más divertido hacer preguntas y dudar. Porque las respuestas no siempre son lo que esperas e incluso llegan a ser insuficientes.

Las personas no cambian. Aprendí a no esperar mucho o nada de las personas para no tener decepciones. ¿Qué puedo decir? La confianza es algo que se gana a pulso, puede tardar años, pero se destruye en dos segundos. Cuando pides disculpas estás aceptando que has cometido un error, y esperas que la otra persona acepte y perdone tu error pero no son ellos quienes deben perdonar primero, eres tú mismo, porque si te perdonas puedes dejar de sufrir.

X Jazu.